El Pacto de Acero

¡Valora este artículo!
[Total: 73 Media: 3.2]
Tiempo de lectura: 4 minutos

El pacto de acero fue la alianza entre Alemania y Italia, con la que ambas potencias se convirtieron en aliadas desde mayo de 1939 hasta 1943, cuando Mussolini fue arrestado. Un paso más en la estrategia de Adolf Hitler para iniciar una guerra a gran escala.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Qué pensaba Alemania? 

A favor del Pacto de Acero

Alemania ambicionaba germanizar el territorio perdido que la Gran Guerra (después conocida como Primera Guerra Mundial) había desagregado en diferentes países. Hitler ya había confirmado en la Guerra Civil Española que las democracias europeas (Inglaterra y Francia principalmente) eran incapaces de reaccionar ante una política agresiva. En Marzo’1938 había conquistado Austria (la patria de Hitler) simplemente amenazando con sus tropas sin necesidad de derramamiento de sangre y en Marzo’1939 Checoslovaquia también fue anexionada al Reich (primer territorio no germanófono conquistado por Hitler). Cuando Hitler empezó a mirar a Polonia, Francia&Inglaterra dijeron inequívocamente (como no habían hecho antes) que, si Hitler atacaba Polonia, se declararía la guerra.

Con la guerra tan cercana, el paso estratégico de aliarse con Italia le daría más argumentos militares y le aseguraría la frontera sur del III Reich. El fascismo italiano y el nazismo alemán tenían puntos en común (dictadores, violentos, anti-comunistas…). Puestos a buscar un aliado, Italia encajaba bastante bien. Hitler admiraba Italia. En su célebre libro Mi Lucha (1925, 14 años antes del Pacto de Acero) incluso fantaseaba con una alianza Alemania&Italia.

En contra del Pacto de Acero

La experiencia le hacía desconfiar. No hay que olvidar que ya habían firmado con el por entonces Reino de Italia un tratado parecido antes de la I Guerra Mundial (la Triple Alianza), que había roto al empezar la guerra. Y aunque ni Italia ni Alemania eran las mismas, eran motivos suficientes para desconfiar. Si que es cierto que precisamente Mussolini fue una de las voces cantantes en contra de la decisión que tomó en su día el reino de Italia.

Al terminar la I Guerra Mundial, Italia se había adueñado de un territorio (Alto Adiggio) con bastante población de habla alemana. Este territorio había provocado bastantes fricciones entre Alemania y Italia, que se aclararon medianamente a finales de 1938 con un acuerdo para que los habitantes de habla alemana o bien volviesen a Alemania o fuesen dispersados por Italia.

Si podéis ir en la actualidad a esa región, veréis que parece que estáis más en Alemania que en Italia…

¿Qué pensaba Italia?

A favor del Pacto de Acero

Italia ansiaba ampliar su terreno buscando ser una potencia potente. Ansiaba Niza y Saboya de los franceses, ya había conquistado Abyssinia y ambicionaba Albania. Además, estaba siendo presionada por Francia por los Alpes italianos. Estos puntos le motivaban para aliarse con una potencia que le aseguraba una fuerza militar en alza como era Alemania.

Igual que para Alemania, el fascismo italiano y el nazismo alemán tenían mucho en común.

En contra del Pacto de Acero

En 1934, Alemania ya buscaba la anexión de Austria y colaboraron en un golpe de estado (que fracasó) y en la que fue asesinado el canciller austriaco (fascista como Mussolini y amigo de este). Esto provocó que casi entrase el ejercito italiano en territorio austriaco, y Hitler tuvo que recular en sus planes de anexionarse Austria (aunque al final lo consiguió, 4 años más tarde).

Italia intuía que Alemania quería entrar en guerra relativamente rápido (de hecho, sus mayores dudas vinieron cuando se adueñó de Austria en 1938). El problema residía en que Italia no estaba preparada para una gran guerra, había tenido un papel destacado en la guerra civil española y necesitaban tiempo para reponerse del gasto que les había supuesto.

El Pacto de Acero

La negociación duró un año entero (desde mayo de 1938 hasta mayo de 1939). Al inicio de hecho contó con la negativa italiana, pero las ambiciones de agrandar el territorio italiano acabaron pesando más. Aun así, estuvo a punto de fracasar en marzo de 1939 cuando Alemania se anexionó Checoslovaquia. Disparo todas las alertas, ya que Italia insistía en que no estaba preparada para ir a la guerra (aunque si bien es cierto que eso no le impidió invadir Albania en abril de 1939). Finalmente, el pacto se formalizó en mayo de ese año, y solamente unos meses después de declaró la II Guerra Mundial.

Artículos del Pacto de Acero:

  1. Alemania e Italia estarán en comunicación la una con la otra, en regla al “entendimiento de todos los intereses comunes o de la situación general europea”.
  2. Obligación de Italia y Alemania a seguir una política exterior similar.
  3. Promesa de soporte militar completo de los signatarios de ir a la guerra con otro país. Irónicamente Italia realmente no cumplió con sus condiciones del pacto hasta ya empezada la II Guerra Mundial. Con Francia ya derrotada, y intuyendo una victoria nazi, Mussolini si que validó el pacto entrando en la guerra.
  4. Sostenimiento de las intenciones del Artículo 3, en concordancia con el establecimiento de una gran cooperación en la esfera militar y en la esfera de economía de guerra.
  5. Obligación de Italia y Alemania de acordar todos los futuros armisticios.
  6. Recalcaba a la importancia de mantener relaciones con países que sean amigos tanto de Italia como de Alemania.
  7. Tiene validez desde su firma hasta el final de 1949.

Japón intentó estar incluida en el acuerdo, pero tenía una condición que chocaba con la estrategia a corto plazo del III Reich. Japón veía a la URSS como un enemigo para tener la supremacía en Asia, mientras que Alemania quería usar la ayuda soviética para invadir Polonia (como finalmente hizo). O como mínimo, no quería tener que combatir con la URSS hasta que no hubiese sometido a Europa Oriental. Como Japón quería que el pacto dejase por escrito que la URSS era un enemigo de la alianza y Alemania evidentemente se negó, inicialmente Japón no formó parte del Pacto de Acero.

Aunque el imperio nipón no estuviese en el Pacto de Acero, si que estuvo incluido en el Pacto Antikomintern. Una versión mejorada de 1941 del Pacto de Acero.

Autor: Gonzalo Reig para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Referencias:
http://www.eurasia1945.com/acontecimientos/causas-1918-1939/pacto-de-acero/
https://es.wikipedia.org/wiki/Pacto_de_Acero