El origen de la idea de Reconquista. Las relaciones entre cristianos y musulmanes a mediados del Siglo VIII

¡Valora este artículo!
[Total: 90 Media: 3.5]
Tiempo de lectura: 5 minutos

Los sucesos acontecidos entre los inicios de la dominación musulmana a partir del 711 y mediados del siglo VIII podrían ser el origen de la idea de Reconquista, que dominará las relaciones de los grupos cristianos con la esfera andalusí a lo largo del resto de la Edad Media Peninsular.

El origen de la idea de Reconquista. El ideario musulmán ante la conquista peninsular

Para empezar, debemos considerar la desigual visión sobre el alcance de la ocupación musulmana del territorio hispano que posee cada uno de los dos “bandos”. En primer lugar, para el contingente musulmán, su expansión por la Península sólo era una más de las fases expansivas experimentadas, que responde al precepto coránico de expansión de su fe.

El rápido éxito de estos en su empeño residiría en el establecimiento de pactos con las otras gentes del Libro que habitaban la Península y que “se rindieron” ante la llegada de los musulmanes. En otras palabras, los cristianos y judíos peninsulares obtendrían una posición relativamente privilegiada a cambio del pago de una serie de tributos que materializaban el reconocimiento de la superioridad del Islam.

El origen de la idea de Reconquista. Las gentes del libro
El origen de la idea de Reconquista. Las gentes del libro

Se establecía así una clara relación dominador-dominado entre musulmanes y gentes del Libro que aceptasen pactar según las condiciones estipuladas por el ideario islámico.

Junto a esta postura de sumisión, otra opción a la que podían acogerse, y de hecho se acogieron parte de los pobladores hispanovisigodos, era la adopción de la nueva fe traída por los invasores a territorio hispano (los llamados muladíes). En oposición a estas dos posturas, sólo quedaba el exilio en los refugios del norte, donde la presión musulmana sobre el territorio habría sido menor.

El origen de la idea de Reconquista. El ideario cristiano ante la “necesidad de defensa”

Mientras que para los musulmanes recién instalados en la Península la expansión suponía el cumplimiento de uno de los preceptos de su religión, los cristianos se encontraban en un punto de partida ciertamente menos aventajado. La religión cristiana tiene un marcado carácter pacifista, lo que hacía preciso crear todo un nuevo ideario que sirviera como sustento a las actitudes beligerantes necesarias para hacer frente al enemigo musulmán.

El origen de la idea de Reconquista
El origen de la idea de Reconquista

Este nuevo ideario debía asentarse dentro de unos parámetros muy determinados, ya que su posición inicial era la de un grupo con necesidades bélicas de tipo defensivo, contando además un marcado carácter religioso que sirviera como contrapartida al ideario musulmán en torno a la guerra.

Es en este punto donde vemos el origen de la idea de Reconquista: los cristianos debían recuperar aquellas tierras que antaño pertenecieron a sus antepasados, ahora en poder de gentes de otra religión, lo que les restaba legitimidad sobre las mismas a pesar de haber podido acceder a su control debido a la traición de determinados sectores de los pobladores hispanovisigodos (en clara referencia a los vitizanos), cuyos pecados han supuesto la pérdida de los territorios legítimamente cristianos.

El origen de la idea de Reconquista. Batalla de Guadalete
El origen de la idea de Reconquista. Batalla de Guadalete

Una vez establecida la causa de la pérdida del territorio antaño cristiano a manos de los musulmanes, quedaría en el aire una cuestión. ¿A quién pertenece la obligación de recuperar las tierras perdidas a causa de los pecados y la traición de los hombres? Parece evidente que siguiendo las líneas de pensamiento descritas en las líneas anteriores ésta recae directamente sobre los cristianos del norte, parte de ellos retirados en esta zona al no aceptar los pactos propuestos por los invasores. Entorno a éstos se forjará la imagen de los jefes cristianos que centrarán el empuje reconquistador, mitificándose personajes como el ya legendario Don Pelayo como primer rey de Asturias.

Especial mención me merece el siguiente pasaje de la Crónica Mozárabe de 754, cuyo valor dentro de la construcción del ideario preciso para la generación de la idea de Reconquista parece indudable, atendiendo al terrible contexto que nos describe:

Y así, con la espada, el hambre y la cautividad devasta no sólo la España ulterior, sino también la citerior (…) Con el fuego deja asoladas hermosas ciudades, reduciéndolas a cenizas; manda crucificar a los señores y nobles y descuartizar a puñaladas a los jóvenes y lactantes. De esta forma, sembrando en todos el pánico, las pocas ciudades restantes se ven obligadas a pedir la paz (…).

Sin negar los amplios conocimientos que su autor tendría sobre los sucesos de su época, resultará innegable la fuerza que pasajes como éste tendrán cuando cronistas posteriores desarrollen la imagen de los primeros caudillos cristianos como los primeros reconquistadores de las tierras perdidas como consecuencia de los pecados de sus predecesores, como los buenos cristianos capaces de redimir estos pecados rescatando las tierras de sus antepasados de las manos de los musulmanes.

El origen de la idea de Reconquista. Batalla de Covadonga
El origen de la idea de Reconquista. Batalla de Covadonga

Este razonamiento será el que se mantendrá a lo largo del resto de la historia medieval española, y se verá acentuado con los relatos cronísticos acerca de batallas como Covadonga, las correrías de Alfonso I por el valle del Duero, ambos situados cronológicamente entre comienzos y mediados del siglo VIII; o el Tributo de las Cien Doncellas y la batalla de Clavijo en momentos posteriores.

El origen de la idea de Reconquista. ¿Es éste el punto de origen de la “Reconquista”?

Hasta este momento me he centrado en describir los idearios entorno a la guerra de ambos contendientes, pero considero oportuno hacer algunas consideraciones respecto a la situación del origen de la idea de Reconquista en estos momentos.

En primer lugar y tal como he venido explicando a lo largo de esta exposición, nos encontramos en un momento de predominio de lo musulmán ante lo cristiano, ello a pesar de la situación de crisis interna vivida en Al-Ándalus a mediados del siglo VIII. Este hecho nos podría hacer suponer que desde este momento podría existir un cierto sentimiento de incompatibilidad entre ambos grupos pobladores de la Península.

Si tenemos en cuenta los tempranos choques entre los nuevos pobladores y la población hispanovisigoda, así como la progresiva consolidación del Reino Astur, se hace posible considerar que estos sucesos son el embrión de lo que la historiografía ha denominado Reconquista, aunque este término sea hoy muy discutido.

Autor: Isabel Ilzarbe para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

 

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico