El Motín de Esquilache

¡Valora este artículo!
[Total: 38 Media: 3.3]

En el año 2016 se han conmemorado el tercer centenario del nacimiento de Carlos III y los 250 años del acontecimiento interno que mayor repercusión tuvo en su reinado y que se extendió desde Madrid a otras muchas poblaciones españolas a lo largo de más de dos meses, el conocido como Motín de Esquilache.

Prácticamente olvidada la efemérides, este artículo no pretende sino ser una modesta contribución al recuerdo de unos sucesos en relación con los cuales, a pesar de tener las características propias de los clásicos motines de subsistencias, no debe dejarse de lado un indudable trasfondo político.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

El Motín de Esquilache

Carlos III asumía al llegar a España en octubre de 1759, la responsabilidad de encabezar un estado de casi 9 millones y medio de habitantes.

Reacio a las “mudanzas” de ministros, el rey optó por mantenerlos en sus puestos salvo en el caso de Valdeparaiso para colocar en su lugar a Esquilache.. Además de conseguir un notable aumento de la recaudación, las iniciativas de Esquilache y su equipo de colaboradores fueron también positivas en otros ámbitos, como la creación del Real Depósito, la intervención en las haciendas municipales, el intento frustrado de recuperar la Única Contribución o las iniciativas para aumentar los ingresos sin introducir nuevas cargas, caso de la lotería. Puede objetarse que en general el rendimiento de estas medidas fue limitado, pero muy difícilmente podría haberse conseguido más con el sistema fiscal vigente. A modo de resumen cabe afirmar que en el periodo 1759-1766 se llevaron a cabo medidas necesarias, si bien mal acogidas por aplicarse en un contexto económico desfavorable, y que la gestión de la secretaría de Hacienda fue en términos generales adecuada.

Después de casi siete años cundía el descontento en una población que veía dificultado el acceso a la base de su alimentación a la vez que se veía sometida a una mayor presión fiscal sin encontrar compensación alguna a cambio. De este modo se había creado un ambiente enrarecido que solo requería un desencadenante para precipitar el estallido de algaradas.

En Madrid los acontecimientos empezaron a precipitarse en forma violenta a partir de un decreto firmado por Esquilache en el que se conminaba a cumplir con una antigua disposición acerca del uso de determinadas prendas con la finalidad de evitar el embozo para la comisión de delitos. Era el desencadenante que faltaba. El domingo de Ramos, 23 de marzo, estalló la primera revuelta popular en la Plaza Mayor, reuniéndose unas dos mil personas. Transcurrida la noche la situación se radicalizó y se registraron los primeros enfrentamientos con la Guardia Valona, con muertos por ambas partes. Carlos III, alarmado, salió al balcón central para oír las reivindicaciones de los revoltosos. Estas eran mantener la indumentaria española, cesar a los gobernantes extranjeros, suprimir la Guardia Valona, rebajar los precios de los alimentos básicos, anular la Junta de Abastos, retirar las tropas a los cuarteles y, por último, que la concesión de estas demandas las hiciera personalmente el rey.

Carlos III aceptó las peticiones a regañadientes. La revuelta finalizaba con un balance de cuarenta muertos, mitad soldados y mitad amotinados, y con el monarca en Aranjuez, donde permanecería durante los ocho meses siguientes, hondamente perturbado y decidido a dar un giro conservador al estilo de gobierno y a adoptar medidas ejemplarizantes como la expulsión de los jesuitas.

Autor: Paulino García Diego para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Comentarios