El General Espartero

¡Valora este artículo!
[Total: 43 Media: 3.5]

Joaquín Baldomero Fernández-Espartero Álvarez de Toro, (Granátula de Calatrava, Ciudad Real, 27 de febrero de 1793 – Logroño, 8 de enero de 1879). Fue el hijo menor de una familia trabajadora de la clase media de ocho hermanos.

Su padre, Manuel Antonio Fernández Espartero y Cañadas, carretero manchego, al no querer que su hijo se quedara en el campo y prosperara en la vida, dispuso su marcha a Almagro, donde estaba tenía un hermano, que formaba parte de la comunidad dominica del convento de la Asunción. Cursó sus primeros estudios oficiales en la Universidad Nuestra Señora del Rosario de Almagro, obteniendo el título de Bachiller en Artes y Filosofía.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

El General Espartero

El inicio de la Guerra de la Independencia en 1808 supuso un cambio radical del joven bachiller que tenía sólo 15 años. 

Por recomendación de su hermano, se alistó en el Regimiento de Infantería de Ciudad Rodrigo, en calidad de Soldado Distinguido, grado que adquirió por haber cursado estudios universitarios y donde tuvo su primera experiencia bélica en la Batalla de Ocaña en 1809, perdida por las tropas españolas y en donde pudo darse cuenta de la cruda realidad de una guerra. De nuevo, su condición de universitario le permitió formar parte del batallón de Voluntarios Universitarios que se agrupó en torno a la Universidad de Toledo en agosto de 1808, pero el avance francés lo llevó hasta Cádiz donde cumplía su unidad funciones de defensa de la Junta Suprema Central. Las necesidades perentorias de un ejército casi destruido por el enemigo, obligaron a la formación rápida de oficiales que se instruyeran en técnica militar. La formación universitaria previa de Espartero permitió que el Coronel de Artillería, Mariano Gil de Bernabé, lo seleccionara junto a otro grupo de jóvenes entusiastas en la recién creada Academia Militar de Sevilla. En 1811 ingresó en la Academia de Ingenieros, pero su predisposición por la acción más que por el estudio técnico y reflexivo le lleva a integrarse en el Cuerpo de Infantería. En el último tramo de la ocupación francesa, destacó en las batallas de Cherta, Amposta y el bloqueo de Tortosa (Tarragona), en 1813.

Sitiado por los ejércitos franceses desde 1810, fue espectador de primera línea de los debates de las Cortes de Cádiz en la redacción de la Primera Constitución española, lo que marcó su decidida defensa del liberalismo y el patriotismo.

Finalizada la Guerra de la Independencia, el joven y ambicioso Espartero, se enroló en 1815 con el grado de Subteniente, con la intención de escalar en la carrera militar, en el contingente español que bajo el mando del General Morillo[1] partió a América en la fragata Carlota para restablecer la autoridad de Fernando VII en las colonias americanas, donde permaneció hasta 1824. Allí coincidió con Rafael Maroto que durante el conflicto carlista estaba enrolado en las filas carlistas y que será pieza clave, junto con Espartero, de la firma del Convenio de Vergara[2] que ponía fin al conflicto militar, provisionalmente, hasta la toma de Morella (Castellón) por Espartero a Cabrera, que, junto a Carlos, hermano menor de Fernando VII, no aceptó la firma de dicho acuerdo.

La corte fernandina había conseguido desplazar a ultramar a seis Regimientos de Infantería y dos de Caballería. A las órdenes del General Miguel Tacón y Rosique, Espartero quedó integrado en una de las divisiones formadas con el Regimiento Extremadura que se dirigió hacia el Perú desde Panamá. Llegaron al puerto de El Callao el 14 de septiembre y se presentaron en Lima, con la orden de sustituir al marqués de la Concordia como Virrey del Perú por el General Joaquín de la Pezuela, en aquella época victorioso en la zona. Los mayores problemas se concentraban en la penetración de fuerzas hostiles desde Chile y las Provincias Unidas de Sudamérica al mando del General José de San Martín[3]. Para obstaculizar los movimientos, se decidió fortificar Arequipa, Potosí y Charcas, trabajo para el cual la única persona con conocimientos técnicos de todo el Ejército del Alto Perú era Espartero, por tener dos años de formación en la Academia de Ingenieros. El éxito de la empresa le valió el ascenso a Capitán el 19 de septiembre de 1816 y, aún antes de cumplir un año, el de segundo Comandante.

Tras el pronunciamiento de Riego el uno de enero de 1820 y la jura de la Constitución de 1812 por el Rey el 10 de marzo del mismo año, las tropas peninsulares en América se dividieron definitivamente entre realistas y constitucionalistas. San Martín aprovechó estas circunstancias de división interna para continuar su acoso al enemigo y avanzar, ante lo cual un numeroso grupo de oficiales destituyó a Pezuela como Virrey el 29 de enero de 1821, nombrando en su lugar al General José de la Serna e Hinojosa. Se desconoce con exactitud el papel que en este movimiento jugó Espartero, aunque su unidad en conjunto fue leal al nuevo Virrey. Sea como fuere, el que sería más tarde duque de la Victoria se empleó a fondo en el sur del Perú y este de Bolivia en un modo de combate singular caracterizado por escasas tropas y acciones rápidas donde el conocimiento del terreno y la capacidad de aprovechar al máximo los recursos a mano eran determinantes. Este modo de operar será el que más tarde desarrolle también en la Guerra en España.

Los ascensos de Espartero por acciones de guerra fueron constantes. En 1823 era ya Coronel de Infantería a cargo del Batallón del Centro del Ejército del Alto PerúCuando el bando independentista lanzó la Primera Campaña de Intermedios a inicios de 1823, el General argentino Rudecindo Alvarado trató de penetrar con fuerzas muy superiores por las fortificaciones de Arequipa y Potosí, de las que se sentía especialmente orgulloso Espartero, el General Gerónimo Valdés[4] no dudó en encargar a éste la defensa de la posición de Torata, (departamento de Moquegua, Perú) con apenas 400 hombres, con el fin de hostigar desde ella al enemigo, al tiempo que Valdés organizaba una encerrona. Al llegar los sublevados, Espartero mantuvo durante dos horas la posición causando importantes bajas y replegándose según las órdenes de Valdés, de manera ordenada, mientras éste salía al encuentro del enemigo sin permitirle avanzar y, en un error del General Alvarado, al desplegar una línea de frente excesiva, Valdés lanzó un ataque desde el que desbarató las pretensiones de penetración. Tras la llegada de José de Canterac[5], el enemigo fue puesto en fuga, siendo el Batallón de Espartero uno de los que persiguió a las fuerzas que huían por Moquegua y destacó por destruir por completo la llamada Legión Peruana.

A su valentía se unía una gran sangre fría y capacidad de engaño al enemigo, infiltrándose entre los sublevados para más tarde arrestarlos y, en juicio sumarísimo, condenarlos a muerte y ejecutarlos. Este modo de proceder sería una constante en su carrera militar.

De allí volvió a España con el grado de Brigadier de Infantería incorporándose al cuartel de Pamplona donde conoció a su futura esposa, Jacinta Martínez de Sicilia Santa Cruz (Logroño), rica heredera de Logroño con la que contrajo matrimonio en 1827 y de la que no tuvo hijos. Tras una breve estancia en Barcelona, le sorprende el fallecimiento de Fernando VII al frente del Regimiento Soria, primero destacado en Barcelona y más tarde en Palma de Mallorca. Solicitó el traslado a la Península nada más comenzar la guerra carlista, y el 20 de diciembre de 1833 desembarcó en Valencia para iniciar su tercera contienda, donde llegó a lo máximo, especialmente a partir de su victoria en la Batalla de Luchana, librada en Portugalete y Bilbao en 1836, lo que le convirtió en un verdadero mito popular, acrecentándose, aún más, con la firma del Convenio de Vergara que puso final a la guerra al tiempo que consolidó a Isabel II como futura reina de España.

A partir de ese momento, dada su creciente fama e influencia entre los sectores populares, los moderados y los progresistas pondrán en marcha una operación para atraerse a la figura de Espartero a sus respectivos bandos. Espartero se decantó por el partido progresista. La promulgación de la Ley de Ayuntamientos de 1840 por la Regente María Cristina fue el arranque inicial de su inserción en el mundo de la política, donde llegó a ser Regente, tras la renuncia y marcha al exilio de la viuda de Fernando VII, en Paris. Su experiencia en el poder abarcó la Regencia de 1840 a 1843 y el Bienio Progresista entre 1854 y 1856. Murió en Logroño, a los 86 años ostentando el empleo de Capitán General. Está enterrado en el panteón de la iglesia de Santa María la Redonda de Logroño.

Partiendo de unos orígenes humildes alcanzó puestos claves e importantes en el Ejército. En cambio, en al ámbito político su actuación fue cuestionada y no alcanzó las alabanzas y parabienes acordes a la fama militar ganada en los campos de batalla, especialmente durante la Primera Guerra Carlista. En 1843, Espartero marchó al exilio a Inglaterra, derrotado y prácticamente sin apoyos entre sus seguidores iniciales. Su labor de Gobierno durante el trienio 1840-1843 quedó poco resaltada o al menos desplazada por la oposición que tuvo. Durante el bienio progresista, su figura quedó eclipsada o pasó a un segundo plano por el General O’Donnell, aunque éste nunca tuvo la popularidad de Espartero.

Combatió en primera línea, fue herido en ocho ocasiones, y su carácter altivo y exigente lo llevó a cometer excesos, en ocasiones muy sangrientos, en la disciplina militar. Convencido de que su destino era gobernar a los españoles, fue por dos veces Presidente del Consejo de Ministros y llegó a la Jefatura del Estado como Regente durante la minoría de edad de Isabel II. Ha sido el único militar español con tratamiento de Alteza Real y, a pesar de todas sus contradicciones, supo pasar desapercibido los últimos 28 años.

Liberal por principios e inclinado hacia las ideas progresistas fue escalando posiciones hasta llegar a sustituir al General Fernández de Córdova[6] en el Ejército del Norte en 1836. Su espectacular triunfo en la liberación del sitio de Bilbao del cerco de los carlistas, donde obtuvo la gran victoria de Luchana, por lo que fue reconocido como conde de Luchana; príncipe de Vergara, con el tratamiento de Alteza Real; duque de la Victoria y Morella; vizconde de Banderas; Virrey de Navarra; Grande de España; condecorado con el Toisón de Oro, dos veces Laureado de San Fernando; Gran Cruz de Carlos III; la Reina Victoria de Inglaterra le concedió la Order of the Bath[7]; el Rey Luis Felipe de Orleans, la Legión de Honor francesa; la Reina María II de Portugal, la Orden de la Torre, etc.

Tras la renuncia a la Regencia de María Cristina, Espartero se convirtió en Regente de España. Tras la vuelta del exilio inglés, vuelve a la escena política durante el Bienio Progresista. Retirado a Logroño, es sondeado sobre la posibilidad de convertirse en Rey de España, tras la caída de los Borbones en la Revolución La Gloriosa de 1868, y búsqueda de nuevo Rey por parte del General Juan Prim[8]. Declinó la invitación, cortes y educadamente, alegando sus muchos años y su delicado estado de salud.

Álvaro de Figueroa y Torres Mendieta, conde de Romanones, decía de él cuando tenía 32 años: “De estatura mediana, por el conjunto y proporciones de su cuerpo no daba la impresión de su pequeñez; a caballo, por el desarrollo del tórax y la gallarda colocación de su cabeza, resultaba un buen mozo. Los ojos claros, de mirada fría, dura y vaga; la cabellera, abundante, peinada en rematado copete, según el gusto de la época; el rostro encuadrado en recortadas patillas; el bigote, no largo, rematado en una perilla de forma tan característica y personal que se impuso como moda durante largos años, bautizada con el nombre de Luchana, en recuerdo de quien por primera vez la luciera. La impasibilidad era la nota más característica de su fisonomía; sus músculos faciales no se contraían en momento alguno, ni aún en los más graves, ni teniendo enfrente la muerte. Su porte todo resultaba tan militar, que sin vestir el uniforme denunciaba su profesión”.

El historiador Juan del Nido dijo: “Mostrábase Espartero incansable en su persecución, irresistible en la acometida, sereno en el peligro. Infundía a los soldados, con su voz y su gesto, esa confianza moral y esa obediencia ciega que valen más que la fuerza numérica y son prenda segura del triunfo. Sus hechos de armas hicieron fijar la atención del Gobierno, que después de la Batalla de Aulestia (Vizcaya) en 1834 le promovió el grado de Mariscal de Campo”.

Espartero fue un soldado al que las circunstancias de la vida le situarían en el ambiente de la política. Soldado desde mi infancia, la guerra de uno y otro continente ha sido mi escuela, los campos de operaciones, mi domicilio, dijo. Sin embargo, la Batalla de Luchana fue la que le encumbraría a la gloria.

Como epitafio se expone lo que pronunció en la sesión de las Cortes Constituyentes del 28 de noviembre de 1854: La Patria cuenta con vuestros esfuerzos, con vuestras virtudes, con vuestra sabiduría, para que hagáis leyes que afiancen sus derechos y destruyan los abusos que se han introducido en el Gobierno del Estado. Hacedlas; que la Reina tendrá una gran satisfacción en aceptarlas, y la Nación en obedecerlas. En cuanto a mí, señores, yo las obedeceré siempre, porque siempre he querido que se cumpla la voluntad nacional, y porque estoy convencido de que sin la obediencia a las leyes, la libertad es imposible.

El funeral del General fue sufragado por el Estado y sus restos recibieron el protocolo debido a un Capitán General fallecido en acto de servicio, a pesar de llevar mucho tiempo retirado de la vida activa en la milicia y en la política. El Gobierno de Cánovas del Castillo[9] designó el mayor número posible de soldados para que participara en la ceremonia. Poco después se le erigió en Madrid una estatua sufragada con fondos públicos, que “representase al insigne Príncipe de Vergara como pacificador de España, título que condensa todas sus altas dotes, los actos de su gloriosa vida y explica el fervoroso y perdurable reconocimiento de la Patria”.

De Espartero es la famosa frase: a Barcelona hay que bombardearla al menos una vez cada 50 años, siendo el preludio del fin de su Regencia, cuando ocurrió el alzamiento de Barcelona en noviembre de 1842, provocado por la crisis del sector algodonero.

Autor: José Alberto Cepas Palanca para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Mecenas

Agradecemos la donación de nuestro lector Alfredo Girón su mecenazgo desinteresado ha contribuido a que un Historiador vea publicado éste Artículo Histórico.

Bibliografía.

COMELLAS, José Luis; MARTÍNEZ GALLEGO, Francesc; ORTUZAR, Trinidad; POVEDA, Ángel Ramón; RUEDA, Germán. Los generales de Isabel II.

CARR, Raymond. España 1808-1975.

FONTANA, Josep, VILLARES, Ramón. Historia de España.

Créditos imagen portada: De Heralder – Espartero, main quarters description;Original elements design, ornaments and Escutcheon tinctures, engravings and line drawings identification.Orders and medals identification, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=22101150

[1] Pablo Morillo y Morillo, conde de Cartagena, marqués de La Puerta, conocido como El Pacificador (1775-1837) fue militar y marino. Durante su etapa en la Real Armada Española participó en distintos combates, entre los que destacan la Batalla del Cabo San Vicente y la de Trafalgar. Sirvió también en el Ejército y participó en las guerras de independencia de Venezuela y Nueva Granada como jefe de la expedición encargada de sofocar la rebelión. En su haber destacan la toma de Cartagena de Indias (Colombia) y las posteriores acciones militares que llevaron a la caída de las Provincias Unidas de la Nueva Granada, así como el restablecimiento del virreinato. En Venezuela consiguió detener el avance de Simón Bolívar hacia Caracas tras vencerle en la tercera Batalla de La Puerta. Con el posterior Tratado de Armisticio y Regularización de la Guerra de 1820 consiguió establecer una tregua y se abolió la Guerra a muerte proclamada por Bolívar en 1813.

[2] Se denomina Abrazo de Vergara o Convenio de Vergara a un convenio que se firmó en Oñate (Guipúzcoa)) el 31 de agosto de 1839 entre el general isabelino Espartero y trece representantes del general carlista Maroto y que dio fin a la Primera Guerra Carlista en el norte de España. El convenio quedó confirmado con el abrazo que se dieron Espartero y Maroto el 31 de agosto de 1839 ante las tropas de ambos ejércitos reunidas en los campos de Vergara, razón de su nombre popular.

[3] José Francisco de San Martín y Matorras fue un militar y político, cuyas campañas revolucionarias fueron decisivas para las independencias de Argentina, Chile y Perú.

[4] Gerónimo Valdés de Noriega, vizconde de Torata y conde de Villarín (1784-1855), fue un militar y político. Fue Capitán General de Cuba, diputado y senador.

[5] César José de Canterac Orlic y Donesan (1787-1835). Fue un militar español de origen francés. Participó en la Guerra de la Independencia Española y en las guerras de emancipación de los virreinatos de Nueva Granada y Perú.

[6] Fernando Fernández de Córdova y Valcárcel (1809-1883), II marqués de Mendigorría, fue un militar que combatió en la Primera Guerra Carlista. Perteneció al Partido Moderado y más tarde al Partido Demócrata Radical. Alcanzó el grado de Teniente General.

[7] La Honorabilísima Orden del Baño es una Orden de Caballería británica fundada por Jorge I, el 18 de mayo de 1725. El nombre deriva de la ceremonia medieval para el nombramiento de caballero, que incluía el Baño (como símbolo de purificación) como uno de sus elementos. Los caballeros así erigidos se conocían como Caballeros del Baño. Jorge I “regularizó los Caballeros del Baño como Orden Militar”.

[8] Juan Prim y Prats (1814-1870), conde de Reus, marqués de los Castillejos y vizconde del Bruch, fue un militar y político liberal del siglo XIX que llegó a ser presidente del Consejo de Ministros de España.

[9] Antonio Cánovas del Castillo (1828-1897) fue un político e historiador español, presidente del Consejo de Ministros durante la mayor parte del último cuarto del siglo XIX.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Comentarios