El ejército de Bizancio en el siglo VI

El Imperio Romano de Oriente disfrutó de una inusitada bonanza económica que permitió que el ejército de Bizancio en el siglo VI fuese uno de los mas potentes, organizados y temibles.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

El ejército de Bizancio en el siglo VI

Gracias a las reformas económicas del emperador Anastasio (491 – 517 d.C.), Bizancio contó con una enorme bonanza económica. Anastasio luchó contra la corrupción, supervisó la recaudación de impuestos y luchó por la estabilización de la moneda de cobre refractaria, llenando las arcas imperiales con la increíble cifra de 23 millones de monedas de oro, el triple de lo que el imperio gastaba cada año.  Esto permitió que Bizancio pudiese mantener un ejército profesional, que al contrario del ya defenestrado Imperio Romano de Occidente, escapó a la barbarización y a sus desastrosas consecuencias en occidente.

Ya bajo el mando de Justiniano, y gracias a la herencia de Anastasio, el servicio militar volvió a convertirse en una carrera atractiva para los ciudadanos nativos romanos, que volvieron a copar los puestos castrenses en detrimento de los bárbaros, incluso después de sendas epidemias de peste que diezmaron a la población bizantina (en 541 y 558 d.C.) pudiendo crear una fuerza  soldados profesionales, que dispuso en los territorios controlados por Bizancio en Armenia, Italia, África e Hispania.

Justiniano disponía de dos ejércitos Praesentiales (ejércitos de campaña que acompañaban al emperador) de 20.000 hombres cada uno, otros 20.000 en el ejército del Este, 20.000 en Tracia, 15.000 en Iliria, 15.000 en Armenia, 20.000 en Italia, 15.000 en África y 5.000 en Hispania, hasta totalizar 150.000 soldados profesionales.

A estos efectivos, había que añadir otros 176.000 soldados “limitanei”, encargados de defender las fronteras, que tenían escaso valor militar por su falta de entrenamiento militar y su laxa disciplina, al permitirles vivir con sus familias en las bases y ciudades fronterizas.

Finalmente contaba con los marineros de la flota bizantina, que se estiman en unos 30.000, por lo que a mediados del siglo VI Bizancio podía contar con un impresionante ejército de 356.000 efectivos.

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico