El Culto privado en Roma. Los Dioses Domésticos

¡Regala Historia con los nuevos Cheques Regalo! ideales para Cumpleaños, Santos, día del Padre, día de la Madre, Navidad y Reyes. Más información Aquí

Tiempo de lectura: 6 minutos

Aparte de la religión pública, las familias romanas rinden culto a distintas divinidades para que les protejan sus propiedades y la salud y el bienestar del grupo familiar. Cada familia tiene su culto, de los que es sacerdote el pater familias. Cada Curia tiene también su culto común, que dirige el Curión. El vínculo de unión de las familias serán los sacra gentilicia. Cuando un culto familiar trascendía al ámbito nacional, los sacerdotes de esa divinidad debían ser elegidos de entre los miembros de dicha familia.

El Culto privado en Roma, Pater familias
El Culto privado en Roma, Pater familias

El Culto privado en Roma: LOS LARES

Son los dioses tutelares y protectores de la vivienda. Los lares presiden la vida familiar, velan por la prosperidad y por la salud de las personas en torno al mismo lugar, incluidos esclavos. La noche anterior, el jefe de cada casa colgaba una muñeca de lana por cada uno de los miembros ingenuos de su casa, y una pelota de lana por esclavo. El numen de los lares empapaba esos objetos y cada una de las personas representadas quedaban protegidas por él.

Familia y esclavos dirigen a los lares sus preces matutinas; cuando se disponen a comer les dedican sus primicias; al final de la cena uno de los niños echaba el contenido del plato en el fuego que ardía sobre el pequeño altar y anunciaba que los dioses se mostraban propicios. Cuando en la cena se inician los brindis, se ponen sobre la mesa las imágenes de los lares y se les ofrecen las primeras libaciones. Al levantarse los comensales de la mesa, deben dejar siempre algunos manjares, porque ningún lugar sagrado puede quedarse vacíos.

El Culto privado en Roma, Lares
El Culto privado en Roma, Lares

Los lares están pintadas en la pared, con aspecto alegre y jovial, con signos de abundancia en sus manos, y coronados de vegetación. También aparecen estatuillas en pequeños templetes, que en ocasiones eran portátiles.

El Culto privado en Roma, Lares
El Culto privado en Roma, Lares

También en cruces de calles se colocaban las imágenes de los lares, sobretodo en las fiestas Compitalia. A la entrada del invierno, los campesinos colgaban sus aperos en estos templos e inmolaban a los lares cerdos cebados.

50% de descuento en Revista de Historia Digital ¡¡Date prisa!!
En las calendas, nonas e idus, el día de la luna nueva y de los aniversarios se honra a los lares de forma especial, con sacrificios y guirnaldas de flores. Al menos una vez al mes se quemaba incienso y libaba vino. Sólo aparecen sacrificios sangrientos excepcionalmente.

El Culto privado en Roma: LOS DIOSES PENATES

Son dioses protectores del hogar, junto al lar y el genius, garantizando el derecho y deberes de la hospitalidad. Las imágenes de los penates se conservan en el interior de la casa, en el Tablinum, junto al cual ardía siempre una llamita. En muchas casas las imágenes de los penates son pinturas en la cocina. Otras familias les dedican un santuario retirado. Se admiten entre los dioses penates a otros dioses, como Júpiter, Ceres, Marte, etc. Se les ofrecía pequeños sacrificios en días señalados.

El Culto privado en Roma, Penates
El Culto privado en Roma, Penates

Su altar es el hogar en el que se preparan los alimentos, aunque otras veces sus imágenes se colocan delante del penus, cerca del hogar. Aparecen dos penates; uno protege la comida y el otro la bebida. Cuando la familia se dispone a comer, el padre ofrece a los penates las primicias de los alimentos. La sal y la harina son ofrendas comunes. Invocando los penates el padre moribundo hace las últimas recomendaciones al hijo y le transmite el patrimonio familiar, y en nombre de ellos el hijo toma la responsabilidad de la casa. En caso de que la familia emigre los penates también.

El Culto privado en Roma: EL GENIUS

El genius es el numen tutelar sobre los hombres y las cosas. Cada hombre tiene su genio que, como dios tutelar, vigila sus actos y lo acompaña desde su nacimiento. Suscita las necesidades naturales del individuo o agrupación. Se invoca sobre todo en ceremonias nupciales.

El Culto privado en Roma, Genius
El Culto privado en Roma, Genius

Preside la generación y se manifiesta, sobre todo, el día del nacimiento y determina el carácter y la condición de cada persona. Nace y muere con cada hombre, cerniéndose sobre el sepulcro y permaneciendo como espíritu bueno o malo. El culto es sencillo: en el aniversario del nacimiento, se le obsequia vino, flores, incienso, acompañado de danzas en torno del ara. El genio se representaba por una serpiente normalmente, aunque los genius de pater familia y publicus tenían sus propias representaciones. Toda reunión, agrupación, asociación, está colocada bajo la protección de un genio especial.

El Culto privado en Roma: DIOSES MENORES DE LA CASA

En torno a cada casa hay una serie de diosecillos, de los cuales el nombre define la función que desempeñan. Cada parte de la casa necesita un dios especial: Forculus preside y guarda los batientes, Limentinus protege el dintel y el umbral o Carna, que vela las entradas y salidas de los miembros de la casa. El suelo de la casa era morada de los fantasmas, lemures, que se manifestaban los días 9, 11 y 13 de mayo, días de mal agüero. El techo de la casa tenía un elemento sobrenatural: el impluvium, por donde entraban los seres anormales y no mortales.

El Culto privado en Roma, Genio Romano de Ponte Puñide
El Culto privado en Roma, Genio Romano de Ponte Puñide

Como dioses protectores de la economía doméstica estaban Pecunia, que procuraba ganancias y protegía el dinero, además de Esculano y Argentino.

El Culto privado en Roma: DIOSES DE LA HACIENDA

En las villas habitaban los mismos dioses domésticos que en las casas. El dueño de la hacienda acude a los dioses cuando su finca ha quedado impura, cuando desea una buena cosecha y la prosperidad en sus ganados, por medio de ofrendas o votos anuales a Marte Silvano, o con la ofrenda de una libra de carne del rebaño y una vasija de vino a Júpiter. Puede ser también un sacrificio expiatorio de un cerdo al dios o a la diosa que preside el bosque. La divinidad de la tierra será Ceres, ésta junto con el cielo, Iouem deben actuar según la fase en que se encuentre la cosecha.

El Culto privado en Roma, Pales
El Culto privado en Roma, Pales

Según la condición del terreno aparecerán diversos dioses: los campos arados se confían a Rusina, las cimas montañosas y las cordilleras a Iugatinus, etc. También aparecen dioses protectores de actividades relacionadas con la viña o el ganado.

Autor: Alejandro Pradas para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

 

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico