El Bombardeo del Mercado de Alicante: la mayor masacre de la Guerra Civil

¡Valora este artículo!
[Total: 73 Media: 3.6]

Aunque el de Guernika constituya en la memoria colectiva el más sanguinario de los bombardeos de la Guerra de España, no fue en la población vasca donde la barbarie del bando fascista perpetró su mayor atrocidad.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Fue en Alicante, ciudad de retaguardia republicana, donde el 25 de Mayo de 1938 se produjo el ataque indiscriminado contra la población civil más destacable de toda la guerra, con unas connotaciones verdaderamente dramáticas, pues se llevó a cabo contra un mercado repleto de ciudadanos indefensos.

El Bombardeo del Mercado de Alicante: la mayor masacre de la Guerra Civil

Es cierto que el bombardeo de la ciudad vasca destacó por la destrucción de todo el casco urbano. Sin embargo, la mortalidad en la población vizcaína fue inferior a la del bombardeo alicantino, si bien la llamada por los nazis “Operación Rügen” se dirigió contra una población simbólica para el nacionalismo vasco lo cual incrementó su poder propagandístico, sobre todo después de que Pablo Picasso le dedicase su famoso cuadro.

El bombardeo del 25 de Mayo destacó dentro del conjunto de ataques sobre la costa mediterránea después de que las tropas franquistas alcanzaran el mediterráneo por Castellón. Aquel día la aviación italiana al servicio de Franco partió de las Baleares conocedora de lo que se iba a encontrar en Alicante. Era día de mercado y una remesa de sardinas llegaba aquella mañana al puerto alicantino. Cientos de ciudadanos abarrotaban el Mercado y alrededores. Sobre las 11 y cuarto de la mañana 7 aviones Savoia S-79 “Sparviero” de la 10ª y la 19ª escuadrillas del XVIII Grupo de Bombardeo Veloz del 8º Stormo, formado por 45 aviadores, lanzaron unas 6 toneladas de bombas de 100,50,20 y 15 Kg.

Según el parte de guerra de la Aviación Legionaria de las Baleares, autora de la masacre, los aviones eran siete en dos formaciones, una de cuatro y otra de tres, comandados por los capitanes Zigiotti y De Prato, asegurando que habían lanzado 56 bombas de 100 Kg, ocho de 20 y veinte de 15. Desde el primer momento el bombardeo tuvo gran repercusión internacional. El diario New York Times se hizo eco al día siguiente de la masacre perpetrada por la aviación rebelde. Decía textualmente:

“Ataque rebelde a la costa. 250 muertos en Alicante. Los bombardeos hieren también a 1.000 personas durante el ataque al mercado lleno de gente”.

El prestigioso periódico relataba la acción de “seis aviones insurgentes” y aseguraba que

“ha sido el ataque en solitario más destructivo de la Guerra Civil Española”,

comparándolo con el bombardeo de Marzo sobre Barcelona.

El   gobierno republicano a través de sus servicios diplomáticos presionó para que la noticia tuviera gran impacto, si bien en Alicante, ciudad de retaguardia, así como en la zona republicana no se quiso informar detalladamente para no hundir más si cabe la moral. Dos días después del bombardeo los embajadores españoles en París y Londres habían entregado a sus respectivos gobiernos una nota de protesta del ministro de estado Julio Álvarez del Vayo. Pronto, como reacción a las quejas, el gobierno británico creó una comisión en la que figuraban el coronel R. Smith y el comandante Lejeune. La conclusión fue rotunda. Se trató de un

“ataque deliberado a una zona civil, resultando 236 muertos y 224 heridos”.

Además los representantes consulares en la ciudad el mismo día del bombardeo, nada menos que de 28 nacionalidades, se presentaron ante el gobernador civil  para ofrecer el pésame por los luctuosos hechos de la mañana. También se recibieron comunicaciones de la Sociedad de Naciones y de diversos dirigentes mundiales.

Los responsables del bombardeo quisieron siempre minimizar las consecuencias del mismo. El propio general Franco, preguntado por el Times londinense afirmaba que:

“se bombardean tan sólo objetivos de carácter militar”.

Lo que sucedió en realidad se encuentra entre una horquilla que va desde los 275 fallecidos que figuran en el registro del Cementerio Municipal hasta los 393 que aparecen en la “relación numérica de los muertos habidos a consecuencia de los bombardeos  aéreos que sufrió la ciudad” del Archivo Histórico Municipal. Es curioso que el ayuntamiento franquista diera la cifra de 313, más alta que las de la comisión o las autoridades republicanas. Cifras tan altas se explican por la metralla que salió despedida de las bombas así como por otros proyectiles que acabaron impactando en diversos puntos del centro histórico. Testigos presenciales detallan el horror que sus ojos tuvieron la desgracia de presenciar: cuerpos amontonados entre escombros, mutilaciones y decapitaciones, personas con las tripas colgando, otras gritando de dolor y espanto.

Sobre el porqué las sirenas no sonaron o lo hicieron tarde hay todavía interrogantes abiertos aunque parece claro que la aviación fascista cambió el recorrido habitual desde la costa para internarse y entrar en la ciudad desde la península, lo cual pudo facilitar lo sorpresivo del ataque. También se habla de un complot quintacolumnista (poco probable) para no accionar las sirenas a tiempo. Lo cierto es que en el mercado se conserva la alarma antiaérea que estaba en la fachada del recinto, así como un reloj que parece ser que quedó parado a la hora en que se produjo la tragedia. No obstante no hay que desdeñar las malas defensas de la ciudad, con material bélico antiaéreo muy desfasado.

El resultado de aquella jornada de terror fue que miles de alicantinos huyeran de la ciudad en cuanto les fue posible. Este éxodo fue conocido como la “columna del miedo”. Alicante quedó en una situación lamentable, llena de escombros y suciedad por falta de personal de limpieza. Una ciudad que no se recuperaría de la tragedia hasta muchos años después. La enorme cantidad de víctimas hizo necesarias varias fosas comunes para su enterramiento en el Cementerio Municipal.

El bombardeo del mercado, durante muchas décadas fue un tema tabú en la ciudad aunque finalmente se logró nombrar a la plaza del mercado como “del 25 de mayo” y colocar un modesto memorial a las víctimas de aquella terrible barbarie.

Autor: Luis Pueyo para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Mecenas

Agradecemos la muy generosa donación de nuestro lector Jaime Fernández,  su mecenazgo desinteresado ha contribuido a que un Historiador vea publicado este Artículo Histórico.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Bibliografía

INFIESTA PÉREZ, J.L. y COLL PUJOL, J. : Bombardos del litoral mediterráneo durante la Guerra Civil (vol. 2)

LOZANO OLIVARES, F. y LUMBRERAS VOIGT, M. : Refugios antiaéreos de la Guerra Civil en Alicante. Revista Lucentum XXXIV.

PÉREZ OCA, M. ÁNGEL: 25 de Mayo. La tragedia olvidada

SALINAS, C. (coord.): Alicante en guerra. La vida en retaguardia (1936-1939)

SANTACREU SOLER, J.M.: El bombardeo del Mercado Central de Alicante en La Guerra Civil en la Comunidad Valenciana vol. 13

VILLARROYA,J. Y SOLÉ I SABATÉ,J.M:   España en llamas. La Guerra Civil desde el aire

Comentarios