Castillo de Claramunt: la atalaya de la Anoia

¡Valora este artículo!
[Total: 19 Media: 3.7]
Tiempo de lectura: 3 minutos

En lo alto de una colina de 461 metros de altura, el castillo de Claramunt ofrece unas vistas privilegiadas de la comarca de la Anoia. De hecho, este punto estratégico formó parte de la marca del Condado de Barcelona para ahuyentar a los sarracenos.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

De castillo de frontera dirigido por los caballeros de Claramunt durante los siglos X y XI pasó en la baja Edad Media a ser feudo de los Cardona, que con sus reformas quisieron dejar patente su gran poderío económico y capacidad de influencia.

Castillo de Claramunt: la atalaya de la Anoia

La Anoia fue uno de los territorios protagonistas de la reconquista catalana. Aquellos tiempos de vigilancia y conquista nos han dejado una tierra ‘fértil’ de castillos de los que quizá el mayor exponente es el de Claramunt.

Precisamente, esta fortificación está documentada desde el año 978. Del siglo XI es la primera muralla que vemos subiendo, coronada con cinco torres semicirculares y dos cuadradas. Cabe decir que la altura original sería aproximadamente el doble de la actual.

Cuando nos acercamos a la fortaleza también podemos ver los ábsides de la iglesia de Santa María, templo que lastimosamente resta parcialmente derruido. En el siglo XI se agrandó la primitiva iglesia prerrománica, convirtiéndose en un edificio de tres naves separadas por seis pilares en forma de cruz y planta basilical. En el ábside central se abren tres ventanas, mientras que en el ábside sur hay sólo una.

Detrás de la iglesia encontramos una pendiente de más de 4.000 m2 que conforman lo que en su día fue el recinto inferior, aquella parte donde se alzaban las casas de los castellanos, los huertos, una balsa y otras dependencias. 

La huella de los Cardona

En 1306, los Claramunt traspasaron los derechos que tenían a los Cardona. Joan Ramon Floc III de Cardona llevó a cabo durante el siglo XV y principios del XVI la reconstrucción del castillo. De esta época data el recinto superior, un espacio majestuoso e imponente, tal y como quería dejar patente el considerado por alguno segundo linaje más importante de la Corona de Aragón después de la familia real.

De esta época data la segunda muralla, que incluye seis aspilleras adaptadas a las armas de fuego, la sólida fachada de entrada, la torre cuadrada norte y, como punto culminante de esta obra maestra, la torre decagonal, con muros de más de dos metros de espesor y una altura de 17 metros, siendo el punto más alto del castillo entonces. En su momento, se levantó hasta los 20 metros. En lo que hoy es la azotea se encontraban las estancias señoriales, que conectaban con esta torre maestra, último bastión del castillo.

Desde la terraza podemos disfrutar de una impresionante panorámica de la cuenca de Ódena y de la frondosidad de los alrededores, especialmente en primavera, donde los prados llenos de amapolas destacan sobre la gran extensión de pinares, perfilados también por campos de olivos y almendros.

En el interior del recinto superior, encontramos los espacios más propios de la logística para garantizar el autoabastecimiento y la seguridad del recinto. Así, en la sala grande, cubierta con una bóveda de cañón, se cree que estaban en la parte baja las caballerizas y en la parte alta, las estancias del cuerpo de guardia y de los servicios. Se calcula que en el castillo podían vivir entre 15 y 30 personas.

También encontramos los restos de una cisterna con capacidad para almacenar más de 130 m3 de aguas pluviales, mientras que en el patio interior habían silos, almacenes y una mazmorra que posteriormente desapareció.

De bien seguro que el lujo y la ostentación vestían estas paredes como era propio de los Cardona. Un refinamiento que no hubiera sido posible sin la abnegada labor de defensa y repoblación que llevaron a cabo anteriormente los Claramunt.

Autor: Iván Sánchez Raya para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

GRDP
Parte foto de Portada: By Alberto-g-rovi – Own work, CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=58319241

Comentarios