El blackjack, un juego de origen español

Síguenos en Instagram: @revistadehistoria.es

Tiempo de lectura: 6 minutos

España, igual que en otros países europeos como Francia o Italia, cuenta con una gran tradición de juegos de cartas. Sin embargo, algunos juegos que popularmente se consideran muy españoles resulta que no lo son. La brisca, por ejemplo, es de origen holandés, y el tute o la escoba son italianos. El verdadero lugar de nacimiento de juegos que se pusieron de moda en las Cortes de varios Reinos en el siglo XVII, siempre es objeto de disputa pero en el caso del blackjack parece haber acuerdo en admitir España como el punto de origen del juego actual.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

El blackjack, un juego de origen español

Para datar y situar el origen del blackjack en España, se toma como referencia la primera mención oficial al juego del Veintiuno que se tiene. En esencia, la dinámica del blackjack hoy en día sigue siendo la misma que la que tenía el Veintiuno en el siglo XVII; de hecho se sigue utilizando el 21 para referirse a la versión española del juego de blackjack, que continúa practicándose en muchos casinos de todo el mundo. Básicamente consiste en batir a la casa con unas cartas que se queden lo más cerca posible de sumar 21 sin pasarse.

Esa primera referencia al juego del Veintiuno se produce alrededor de 1613, fecha en que se publican las Novelas Ejemplares de don Miguel de Cervantes. Más en concreto se habla de “la Veintiuna” en el relato “Rinconcete y Cortadillo”, uno de los paradigmas del nacimiento de la picaresca española.

El blackjack, un juego de origen español
El blackjack, un juego de origen español

¿Cómo entonces un juego de las calles de la Sevilla del siglo XVII pasa a convertirse en un icono universal del casino? El recorrido histórico del blackjack es apasionante. Los caminos que siguió este sencillo juego de cartas son de lo más diverso: de las colonias francesas en Estados Unidos al Instituto de Tecnología de Massachusetts, pasando por el Lejano Oeste y el nacimiento de la ‘sin city’ de Las Vegas. La historia del blackjack está poblada de personajes de lo más pintoresco y a la vez supone un reflejo de la evolución de los Estados Unidos como país.

El 21 salta el charco

El blackjack, un juego de origen español
El blackjack, un juego de origen español. Fuente: art-assorty.ru

Pese a que el juego del Veintiuno era conocido y practicado en España, aquí era más popular el del Treinta y Uno que era muy similar. El Veintiuno se hizo fuerte en Francia, donde se convirtió en uno de los múltiples juegos de la Corte francesa. Se dice que el mismísimo Napoleón, que no era nada amigo de los juegos de cartas, acabó rindiéndose a este prototipo del blackjack.

Fueron los colonos franceses, que se asentaron por el sureste del país, quienes llevaron el juego a Estados Unidos. Alrededor de 1820 se tiene constancia de la existencia del 21 en Nueva Orleans, donde el juego era legal. De ahí, igual que cientos de miles de personas, atravesó el país acudiendo a la llamada de la Fiebre del Oro. Muchos juegos de cartas y sus sistemas de apuestas se desarrollaron a partir de esta época en la que abundaron los salones (que hacían las veces de casinos) donde los mineros pasaban su tiempo libre.

En esos años surgieron personajes muy ilustres en la historia de este juego y también nació el propio nombre de “blackjack”. El juego consiste en sumar 21 valiendo las figuras 10 puntos y el As bien once o bien un punto. Algunos salones empezaron a pagar a diez veces lo apostado si se ganaba con la J (Jack) de trébol o picas (los palos negros); esa apuesta especial que se ganaba con el “black jack” acabó desapareciendo pero el nombre se quedó.

En el Lejano Oeste del siglo XIX surgió también el que se considera como primer jugador profesional de blackjack, que en este caso es una mujer. Poco se sabe del pasado de Eleanor Dumont, conocida como Madame Moustache por motivos obvios; se cree que pudo haber nacido en Francia y viajado a Nueva Orleans de joven, pero también se dice que podría ser directamente de allí. La cuestión es que alrededor de 1850 acabó en San Francisco y fue viajando por el estado de California trabajando con notable éxito en distintos salones. Se convirtió en una reputada crupier y jugadora de blackjack que abrió su propio negocio bajo el nombre de “Vingt-et-un” (21 en francés). Todo un personaje que tuvo amigos como la legendaria Calamity Jane pero que acabó de manera trágica, poniendo fin a su vida en 1879.

El blackjack, un juego de origen español
El blackjack, un juego de origen español. Fuente: thevintagenews.com

La industria del juego fue creciendo y organizándose en el área este de Estados Unidos hasta que en 1931 se legalizaron finalmente los casinos en el estado de Nevada, lo que significó el germen del gran imperio en el que se convertiría la ciudad de Las Vegas.

La irrupción de la tecnología

Ya en 1957 cuatro jugadores de blackjack –Roger Baldwin, Wilbert Cantey, Herbert Maisel y James McDermott- publicaron un libro titulado Playing Blackjack to Win que recogía estrategias basadas en el “conteo” de cartas. Ellos empezaron a difundir la idea de que llevar la cuenta de las cartas que se iban repartiendo en las distintas manos de una partida de blackjack, podría ayudar a tomar las decisiones correctas para ganar a la casa.

Sin embargo no fue hasta 1962 cuando Edward O. Thorp desarrolló esa idea en su libro Beat the Dealer. Thorp era un hombre de ciencias y combinaba las matemáticas con el uso de los primeros ordenadores. A partir de ese momento se empieza a librar una verdadera batalla de ingenio entre los jugadores, que vieron en la computación una manera de lograr tener cierta ventaja en el juego, y los casinos, que tenían que cambiar constantemente las reglas para evitar el “conteo”.

El momento álgido de las técnicas para “batir a la casa” llegaron en los años 70 y 80. A principios de la década de los 70, Al Francesco y su hermano desarrollaron maneras de contar en equipo. Uno de sus pupilos, Ken Uston, escribió en 1977 el libro The Big Player que sirvió de inspiración para famosos equipos profesionales de blackjack surgidos en diferentes universidades, especialmente del Massachusetts Institute of Technology, una historia que se cuenta en el libro Bringing Down the House y en la película 21 Black Jack. Uston es todavía hoy uno de los mayores referentes de la historia del blackjack.

El blackjack, un juego de origen español
El blackjack, un juego de origen español. Fuente: vgpavilion.com

La irrupción del juego online en la década del 2000 pone fin a años de “lucha” entre los jugadores profesionales y los casinos, puesto el conteo de cartas no es posible en los casinos virtuales donde cada mano es fruto de una combinación de algoritmos y es como si se barajase antes de sacar cada carta.

Hoy se puede jugar a blackjack desde el teléfono móvil; la Corte francesa, el salón del Viejo Oeste o el casino de Las Vegas, caben en el bolsillo. Quién les iba a decir a los pícaros Rinconcete y Cortadillo que sus juegos harían tantos kilómetros e incluso acabarían siendo objeto de estudio en la universidad de Harvard.

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

 

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico