Ara Pacis Augustae

¡Valora este artículo!
[Total: 38 Media: 3.7]

 El Ara Pacis Augustae o Altar de la Paz Augusta fue construido por el senado romano tras las victorias del emperador Augusto en Galia e Hispania. La paz resultante impulsó al senado a construir este altar entre el año 13 y 9 AC en el Campo de Marte de Roma. En este templo, cada año, los romanos sacrificaban un carnero y dos bueyes a la diosa romana Pax.

Ara Pacis Augustae

 Construido con mármol de Carrara, y con dos puertas (una para el sacerdote, y otra para los animales a sacrificar), tenía unas escalinatas que junto con las puertas, estaban orientadas al este y al oeste.

La decoración exterior combina esculturas con frisos,  mientras que el interior estaba decorado con guirnaldas y bucraneos. Los frisos, sobre todo los exteriores, tenían alegorías sobre la fundación de Roma, de los que se conservan dos, uno dedicado a Eneas y otro a la tierra, haciendo alusión a la prosperidad resultante de la Paz de Agusto.

Ara Pacis

Ara Pacis, vista frontal, foto de Chris Nas;

En los frisos también se representa a Augusto y su familia, combinando altorrelieves con medio y bajorrelieves para crear una sensación de profundidad, con influencias helenísticas, pero con el realismo y la sobriedad típicamente romanas.

Tras un prolongado abandono en el que se canibalizaron sus piedras para construir otros edificios, como el palacio de Humberto I, fue reconstruido entre 1937-38 (durante el apogeo fascista de Mussolini) y hoy en día ha sido recientemente cubierto por un edificio minimalista que lo protege de la contaminación y las inclemencias ambientales.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Comentarios