Aníbal González, el maestro arquitecto de Sevilla

¡Valora este artículo!
[Total: 19 Media: 3.4]

Aníbal González es el progenitor de la mayoría de las construcciones más relevantes del siglo XX en Sevilla, diseñó y remodeló toda la ciudad, confiriéndole el aspecto que percibimos en la actualidad. Revolucionó la capital hispalense plasmando toda la trayectoria histórico-artística de la arquitectura local en sus edificaciones, otorgándoles un aspecto exótico muy peculiar que caracterizará a la urbe a lo largo de toda su historia. Llegó a ser un visionario de la arquitectura tras ser el número uno de su promoción en 1902.

“Ha sido un Don Juan de la arquitectura, porque tuvo amoríos con épocas de diversos estilos. Su obra llena de garbo y de alegría, ha enriquecido a Sevilla y a su bien ganado parentesco latino con Venecia y Florencia”.
Pertenece al artículo de Rafael Sánchez Mazas titulado “El Arquitecto de la Alegría” publicado tras la muerte del genio sevillano.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Aníbal González, el maestro arquitecto de Sevilla

A comienzos del s. XX, Sevilla era una ciudad convulsionada por los movimientos obreros, debido a las pésimas condiciones en que se encontraba la clase obrera, atacaban a las clases sociales más favorecidas como la aristocracia, clero y burguesía. Estas luchas de obreros se radicalizaron en extremo, un claro ejemplo fue el atentado que sufrió el propio Aníbal en 1920, del cual salió ileso. La ciudad también sufrió una epidemia de gripe en 1918, que mermó la población entre un 0,3% y 0,5%. Con uno de los índices de mortalidad más altos del mundo, una economía estancada de base agrícola y problemas sociales, entre los que destaca la fuerte inmigración campesina a la ciudad, los sevillanos contemplan eventos como la Exposición de Industrias de 1905, en los Jardines de Eslava (aledaños del Hotel Alfonso XIII), como un primer intento de superar su nefasta situación.
En este marco histórico tan desfavorable, se comienza a ver un horizonte de posibilidades con el proyecto para la futura Exposición Iberoamericana de 1929. Para el éxito de este programa se contratará a Aníbal Gónzalez, adquiriendo el cargo de director de dichas obras tras un concurso, sustentando el cargo desde el año 1910 hasta el año 1926, en que dimitirá.

El maestro arquitecto se caracteriza por una gran capacidad creadora y un amplio derroche imaginativo. Sus inicios como arquitecto empezaron dentro del Estilo Modernista durante los años 1903 y 1906, influenciado por las vanguardias procedentes de Europa y Cataluña. Tras esta época de iniciación pasó al Estilo Historicista, rememorando los estilos arquitectónicos del pasado y centrándose en los más cercanos, siendo uno de los creadores del Regionalismo Andaluz. El pundonor que manifiesta la ciudad de Sevilla por su fisonomía tradicional es el hecho que propicia el triunfo del Regionalismo, creando edificios de los estilos históricos de mayor bonanza para la ciudad, el neomudéjar y el neoclasicismo. Se centró en la utilización de los materiales típicos de la ciudad, yesería, ladrillo, azulejos y cerámica vidriada, y las características típicas de la arquitectura hispalense a lo largo de toda su historia. Para Aníbal, el color era la base esencial de la arquitectura y los materiales como el ladrillo y la cerámica, formaban parte de la materia prima para lograr una combinación de colores perfecta.

A partir de 1910 Aníbal González empezó a sacar a la calle la decoración de los jardines de las casas señoriales, naranjos y azahar. Dotando así a la urbe de un olor a primavera permanente que la caracterizará hasta la actualidad, dejando atrás en el olvido, la suciedad y la basura que poblaba las calles de la ciudad según certifican las crónicas antiguas. Fue un innovador introduciendo la naturaleza en el urbanismo de la ciudad.

Como homenaje, la ciudad hispalense le dedica en 2011 una Glorieta con su nombre, frente a la Plaza de España. En el centro se sitúa una escultura del maestro arquitecto de 2,5 metros de altura realizada por los escultores Manuel Nieto López y Guillermo Plaza, junto al arquitecto Manuel Osuna. La talla admira la colosal plaza que representa una de las obras más importantes y conocidas del maestro.

Autor: Mónica Montes Cruz para revistadehistoria.es

Lee más artículos de la autora en www.la-diosa-del-olimpo.blogspot.com

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Mecenas

Agradecemos la generosa donación de nuestro lector Fernando Dominicis  su mecenazgo desinteresado ha contribuido a que un Historiador vea publicado este Artículo Histórico.

Bibliografía:

www.juntadeandalucia.es/cultura/archivos/DetalleFonCol
www. Wikipedia.org/wiki/Aníbal_González_Álvarez-Osorio
www.sevillasigloveinte.blogspot.com
sede.fundaciónsafa.es/anibal-gonzalez-arquitecto

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Comentarios