Alfonso V el Magnánimo, Rey de Aragón

¡Valora este artículo!
[Total: 42 Media: 4.5]
Tiempo de lectura: 4 minutos

Alfonso V nace en Medina del Campo en 1394. Hijo primogénito de Fernando de Antequera (hermano del rey de Castilla Enrique III de Trastámara) y de Leonor de Alburquerque, cuando su padre era infante. Después de la muerte de Enrique III en 1406 queda como heredero su hijo de un año de edad Juan II.

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Fernando se convierte en regente de Castilla junto con su cuñada Catalina de Lancaster hasta la mayoría de edad de Juan II. Pocos años después, en 1412, su padre sube al trono del reino de Aragón después del Compromiso de Caspe, deja Castilla y se traslada a Aragón. Como primogénito de Fernando, rey de Aragón, Alfonso se convierte en príncipe heredero del reino en el mismo año, 1412, de la coronación de su padre.

Alfonso V el Magnánimo, Rey de Aragón

Cuatro años después, en 1416, Fernando fallece y Alfonso sube al trono con el nombre de Alfonso V de Aragón. Los territorios heredados son los reinos de Aragón, de Valencia, el condado de Barcelona, Mallorca, Sicilia, Cerdeña, y también Atenas, Córcega, Malta, etc. Reina cuarenta y dos años hasta su muerte, a la edad de 62 años, en 1458.

Se casó en 1415 en Valencia con María de Castilla, hija primogénita de su tío Enrique III, rey de Castilla, por lo tanto prima carnal. Durante su reinado de cuarenta y dos años residió más tiempo en Italia que en Aragón, concretamente, veintiocho años en Italia y catorce en Aragón, dejando la gobernación de la Península a dos lugartenientes: su mujer, la reina María, y su hermano, el rey de Navarra, Juan.

Desde 1421 se traslada a sus territorios mediterráneos, residiendo en las islas de Cerdeña, Córcega y Sicilia. Ayuda a la reina Juana II de Nápoles en el conflicto con Luis III de Anjou (Francia). En muestra de agradecimiento, la reina ofrece a Alfonso heredar el reino de Nápoles. Después de obtener numerosos éxitos en la zona, su situación y la relación con la reina Juana se complican y tiene que refugiarse en la fortaleza napolitana de Castel Nuovo. En aquella época la situación de la Península no se presentaba nada estable debido al conflicto en Castilla creado por sus hermanos los infantes de Aragón. Esas graves dificultades harán que se solicite el regreso del rey a la Península.

En 1424 deja Nápoles y vuelve a Aragón para solucionar los problemas producidos en su ausencia. En 1427 convoca las Cortes en Teruel, en la iglesia de San Martín, para tratar los asuntos más importantes. Fueron las primeras Cortes desde que reinaba, hacía más de diez años. Una vez solucionados parte de los problemas peninsulares, tales como la paz con Castilla (treguas de Majano, 1430), decide volver a Italia en 1432 y nunca regresará a Aragón. Se entiende que Italia despertaba en él un gran interés por su proyección internacional.

Por su afición al arte y a la música y debido a su pasión por el humanismo, se encontraba mucho mejor en Italia que en el desierto Aragón. Se entiende también que el matrimonio con María de Castilla, impuesto por su padre Fernando, no funcionó y quiso estar separado de su esposa sin romper el enlace matrimonial de forma oficial. No tuvo descendiente alguno. Durante los veintiocho años de su vida en Italia, aunque dirigía el gobierno de Aragón a través de sus lugartenientes, los asuntos italianos le ocupaban con tanta pasión que no le importaron demasiado los problemas peninsulares. Nacieron varios hijos bastardos de la relación con su amante napolitana.

Lógicamente, Alfonso V sentía Nápoles como su casa y se identificaba como rey de Nápoles antes que de Aragón. Es de suponer que fue feliz allí, ya que ignoró las muchas solicitudes de regreso realizadas por sus hermanos, sus lugartenientes y altos cargos de la administración del reino, no accediendo a regresar a su patria aragonesa.

Los logros del rey en el Mediterráneo fueron muy positivos para el reino de Aragón y, posteriormente, para España. Aragón se convirtió en una potencia en el Mediterráneo con base en el reino de Nápoles, que entonces ocupaba gran parte de la península itálica. La expansión mediterránea se extendía desde las islas Baleares hasta el mar Adriático, pasando por Córcega, Cerdeña y Malta. Recibe el ofrecimiento de alianza con Etiopía contra los musulmanes a través del matrimonio del infante Pedro con la hija del rey etíope. Con la intención de expansión territorial, en 1432 se dirige a África y en 1435 llega a Trípoli. Tuvo que abandonar las expediciones africanas para atender los problemas surgidos en Nápoles.

En 1435 pierde la batalla en la isla de Ponza y es hecho prisionero, junto con sus hermanos Juan y Enrique, por el duque de Milán, Fillipo Maria Visconti. Después de varias negociaciones y acuerdos consigue conquistar Nápoles, conquista que obtendrá el reconocimiento del papa Eugenio IV en 1443.

En 1444 y 1445 estallan nuevas guerras en Castilla. En 1458, cuando le llega la muerte, Nápoles estaba en guerra contra Génova. Hereda la Corona de Aragón, Sicilia y Cerdeña Juan II, su hermano. Su hijo napolitano, Fernando, hereda Nápoles. Sus restos se trasladaron al panteón real del monasterio de Poblet en 1671.

Autor: Yutaka Suzuki para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí

Si quieres leer el artículo mas tarde, guárdatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

GRDP

Bibliografía:

Yutaka Suzuki  Personajes del siglo XV, Orígenes del Imperio español. ISBN: 9788460690399