Alfonso I “el batallador” (Primera Parte)

¡Valora este artículo!
[Total: 48 Media: 3.1]
Tiempo de lectura: 5 minutos
Alfonso I “el batallador” vivió en una época de la historia, que al contrario de lo que pueda parecer, y aún siendo conocida como “Reconquista de la Península Ibérica”, no fue una continua sucesión de batallas entre cristianos y musulmanes.
Más bien fue una época convulsa donde también hubo episodios de hombres cristianos al servicio de los señores musulmanes, e incluso de batallas entre cristianos de los diferentes reinos que conformaban la península. Por no hablar de las propias disputas musulmanas dentro del territorio que nos atañe. Y durante este período hubo un Rey Guerrero en Aragón de nombre Alfonso I “el batallador” que batalló sin parangón, siempre en vanguardia, siempre en primera línea. No había ningún ejército musulmán que se resistiese a Alfonso y a sus soldados de la fe, salvo la que le dio su muerte; la batalla de Fraga en Huesca en el año 1134.
Alfonso I "el batallador"
Alfonso I “el batallador”

Alfonso I “el batallador”, Infancia y juventud

Alfonso I “el batallador” fue un claro ejemplo de Rey Guerrero bajo el estandarte de los cánones cristianos de la época. Podría decirse que a raíz de su reinado se comenzaron a consolidar las primeras Órdenes Militares de la Península.

Hijo de Sancho Ramírez, Rey de Aragón y Pamplona, y de Felicia de Roucy, natural de Barbastro, Alfonso I “el batallador” fue el hijo mayor del matrimonio; naciendo en el año 1073. Pero Alfonso, además de tener un hermano de nombre Ramiro, tuvo que esperar a la muerte de Pedro I, su hermanastro, hijo de Sancho Ramírez y de su primera esposa, para llegar al trono.

Antes de consolidarse como monarca, Alfonso I “el batallador” pasó su juventud en el Monasterio de San Pedro de Siresa en el Valle de Hecho bajo la tutela de los agustinos. Dentro de aquellas frías paredes, Alfonso aprendió a seguir los dogmas de la fe cristiana dictados por sus canónigos y una clara influencia del espíritu cruzado francés, además de formarse en letras y asuntos militares gracias a las enseñanzas de un señor feudal de nombre Lope Garcés El Peregrino. Como infante le correspondía el señorío sobre Luna, Biel o Bailo en Aragón.

Alfonso I "el batallador"
Alfonso I “el batallador”

 

Alfonso I “el batallador”. Su ascenso al trono y el matrimonio con Urraca I de León

Alfonso I “el batallador” llegó a ser Rey casi por casualidad. Con la muerte de Sancho Ramírez, su hermanastro Pedro llegó al trono de Aragón en el que se estableció diez años (1094-1104) hasta su fallecimiento en el Valle de Arán. Pedro, sin descendencia con su segunda esposa, y al haber perdido en vida a los dos hijos de su primer matrimonio, cedió el reino de Aragón y Pamplona por derechos familiares a Alfonso.  Se decía del nuevo monarca que era un hombre de carácter fuerte, ambicioso y polifacético; como así demuestran las decisiones militares, diplomáticas o religiosas durante su reinado. Se casó con Urraca I de León, ya viuda de Raimundo de Borgoña, y su situación matrimonial posteriormente enfrentaría a ambos contra un clero francés que se oponía a aquella consorte real por miedo a perder privilegios concedidos durante el matrimonio anterior de Urraca. No solo el clero de más allá de los Pirineos se opuso al matrimonio, pues también lo hizo  el propio hijo de Urraca, Alfonso Raimúndez, que veía una clara pérdida de sus derechos al trono, además del temor por pérdida de poder del conde Gómez González y otros señores feudales de la propia corte. En los términos de su matrimonio dejó claras sus pretensiones a gobernar como Rey de Castilla.

Alfonso I “el batallador”. Las primeras grandes victorias de su Reinado

De sus primeras medidas como monarca fueron la fortificación de los castillos del reino, y en el año 1106 dio comienzo la primera batalla de relevancia de su reinado. Alfonso I “el batallador” tomó Ejea de los Caballeros (Zaragoza), que según la crónica de Jerónimo de Zurita, cuenta, en sus Anales de la Corona de Aragón,  lo siguiente:

 «lo primero que se acometió fue poner cerco sobre la villa de Ejea, lugar principal a la frontera de Navarra dentro de los límites de la región antigua de los vascones, y ganóla a los moros… Y allí se afirma que en aquél lugar tomó (Alfonso) el título de emperador»

Aquel acontecimiento supuso poco después las victorias de Tauste y Sádaba, incorporando los territorios al Reino de Aragón. En Sábada, incluso, ordenó construir un castillo que terminó de verse en el año 1125.

Alfonso I "el batallador"
Alfonso I “el batallador”

 

Un año después de la toma de Ejea, Alfonso I se hizo con las sierras y cañones de Hoya de Huesca y las tierras desérticas de Monegros. En 1097 tomó Tamarite y San Esteban, haciendo crecer su reinado tomando el relevo de su padre y su hermanastro Pedro I.

Alfonso I “el batallador”. La Guerra Civil entre Alfonso y Urraca

Alfonso comenzó a ganarse la fama y la reputación, y sus andanzas no tardaron en quedar reflejadas. Se declaró así mismo Imperator Totuis Hispanae (Rey y Emperador de Castilla, Toledo, Aragón, Pamplona, Ribagorza y Sobrarbe) Aquella autoproclamación, además de los detractores y opositores a la hegemonía de Alfonso, se tradujo en una Guerra Civil entre los partidarios de Urraca y los del nuevo Imperator. La revuelta fue cruelmente sofocada por parte del Batallador que, apoyado por los condes portugueses bajo el mando de Teresa, hermana de doña Urraca, tomó ciudades castellanas y leonesas como Osma, Palencia, Burgos, Toledo u Orense.

Alfonso I "el batallador"
Alfonso I “el batallador”

 

La más importante de las plazas fue en Segovia, donde Urraca se refugiaba en Candespina de su marido. Era por aquel entonces el año 1111. Pero para entender por qué Alfonso se enfrentó a su mujer, se debe conocer el motivo. Según las crónicas, doña Urraca liberó a prisioneros árabes en Huesca sin el consentimiento del Batallador, lo que acrecentó su ira e incluso fue golpeada por él mismo. El Rey ordenó hacerla prisionera en el castillo de El Castellar, pero fue capaz de escapar y de avisar a los nobles y señores leales a su causa.

“Me vi forzada a seguir la disposición y arbitrio de los grandes, casándome con el cruento, fantástico y tirano rey de Aragón…” Palabras de Urraca sobre Alfonso.

Fin de la Primera Parte.

Autor: Tito Batán para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico