Al-Ándalus, el inestable dominio musulmán de mediados del siglo VIII

¡Valora este artículo!
[Total: 113 Media: 2.8]
Tiempo de lectura: 5 minutos

 Generalmente, el siglo VIII ha sido considerado como la época del predominio musulmán sobre el elemento cristiano peninsular. No debemos restar importancia a la rápida ocupación y asentamiento de los musulmanes en la Península tras su llegada en el año 711. Sin embargo, atendiendo a la fecha tomada como referencia hemos de tener en cuenta que la situación de la dominación musulmana en estos momentos no es precisamente la de un poder estable.

Al-Ándalus, la máxima extensión de los Omeyas
Al-Ándalus, la máxima extensión de los Omeyas

Estructuras políticas de Al-Ándalus a mediados del siglo VIII

A mediados de la octava centuria, al-Ándalus constituía una provincia más dentro del imperio construido por los califas Omeyas. El valí, como figura sobre la que recae el gobierno de la provincia, ejercía como delegado del califa, aunque es habitual la interpretación de que éste se encontraba más unido al gobernador de la provincia de Ifriqiya, en el norte de África.

En cualquier caso, parece claro a la luz de los acontecimientos descritos en el punto anterior que la propia organización en tribus y clanes de la sociedad musulmana provocaba que estos grupos actuasen en cierta medida al margen del valí cordobés, al encontrarse más unidos a sus propios jefes. Ésta sería la primera expresión de las tendencias centrífugas que estarán presentes a lo largo de toda la historia de la ocupación musulmana de la Península.

Encontramos pues que la relativa debilidad del valí en relación con otros poderes “menores” se unirá a las disputas étnico-religiosas, desencadenando una crisis que marcará la evolución política y social de mediados de siglo.

Corán de Al-Ándalus
Corán de Al-Ándalus

La población hispanomusulmana: elementos de disgregación social

Los cambios sociales que trajo consigo la dominación musulmana del espacio peninsular quedan ampliamente reflejados a nivel poblacional.

Para empezar, merece una especial consideración la gran diversificación étnica de la población musulmana de Al-Ándalus, en la que desde el principio se diferencian claramente los grupos de origen bereber como una mayoría de los contingentes humanos emigrados a territorio peninsular, que constituirían el grupo musulmán más numeroso, ya que además de los contingentes llegados con la entrada en la Península de Tariq y Muza y con los llegados en las sucesivas oleadas migratorias procedentes del Magreb, frente a una minoría árabe que ocuparía no sólo los puestos de mayor privilegio político, sino probablemente también los lugares más ricos.

Patena mozárabe del Monasterio de Valcavado (siglo X)
Patena mozárabe del Monasterio de Valcavado (siglo X)

A los grupos musulmanes se unirían los grupos de cristianos no convertidos al Islam, es decir, los mozárabes (a los que se ha atribuido una cierta tendencia a la emigración hacia el norte peninsular, especialmente en los primeros años de la conquista musulmana), los de muladíes y los judíos.

La sublevación bereber y el conflicto con los “yundíes”

En general, se considera que la progresiva consolidación de la minoría árabe peninsular, al igual que estaba ocurriendo en otras áreas del emirato, unida en el caso que nos ocupa a la discriminación de los grupos bereberes, por otra parte injustificada si tenemos en cuenta la doctrina coránica de igualdad entre los creyentes, fue la causa de las tensiones que terminarían por cristalizar en la sublevación bereber iniciada en la provincia de Ifriqiya, de la que depende Al-Ándalus entre los años 734-739, cuya influencia se sentiría en la Península a partir del año 740-741. Es muy probable que tal discriminación comenzase a desarrollarse ya en los primeros momentos de la ocupación musulmana del espacio peninsular, aunque sea en estos momentos cuando alcanza su mayor expresión.

Al-Ándalus escrito en caligrafía árabe
Al-Ándalus escrito en caligrafía árabe

Teniendo en cuenta que los bereberes constituían el grupo étnico musulmán más numeroso de la Península en estos momentos, es lógico pensar que su levantamiento supuso un grave problema para el gobierno cordobés. Por otra parte, esta sublevación supuso el desplazamiento de los grupos bereberes asentados en las zonas del norte peninsular hacia el sur, lo que como veremos más adelante permitirá un mayor desarrollo de los núcleos cristianos de esta zona.

La llegada de efectivos sirios a la Península, bajo el mando de Baly, pretendía ser la solución al levantamiento bereber. De hecho, con la ayuda siria se controló la sublevación, pero el asentamiento de los yundíes (sirios) trajo consigo nuevos problemas de origen étnico.

Al-Ándalus, dinares Omeyas
Al-Ándalus, dinares Omeyas

Los nuevos pobladores esperaban recibir tierras a cambio de su servicio en el ejército, tal y como venían haciendo ya antes de su llegada a la Península en su tierra de origen, y sus pretensiones sobre los territorios controlados en gran medida gracias a su intervención chocarían con los intereses de los baldíes, es decir, de los primeros musulmanes en ocupar suelo peninsular.

Estos últimos ya habían sido beneficiarios de anteriores repartos de tierras, llevados a cabo incluso desde la llegada de Muza a la Península, y con referencia a la iqta (derecho de disfrute sobre las tierras conquistadas comprendidas en el “quinto califal”), por lo que en las pretensiones de los recién llegados veían una clara amenaza a su situación. Estas nuevas tensiones quedarían zanjadas a partir del año 743, cuando se les aseguró la participación en los tributos obtenidos a partir de las poblaciones sometidas. Desde este momento, los qaysíes del gobierno cordobés contarían con el apoyo de los yundíes, lo que comportó cierta estabilización de la situación social y política, aunque persistirían subyacentes las tensiones entre los diversos grupos étnicos pobladores de al-Ándalus.

Autor: Isabel Ilzarbe López para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

 

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Grandes creaciones de Al-Andalus