La rebelión de Espartaco

¡Valora este artículo!
[Total: 48 Media: 3.7]

Espartaco nació en el 113 a.C. en Tracia, en la actual Bulgaria, y pasó a la historia por ser el líder de la III Guerra Servil o Guerra de los Esclavos entre el 73 a.C. y el 71 a.C.

 Si quieres puedes leer gratis el Especial Legiones de Roma (50 páginas!) descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Espartaco, sus primeros contactos con Roma

Espartaco sirvió en las tropas auxiliares como apoyo a las legiones romanas para ayudar en la defensa de Macedonia contra los getas, una tribu bélica que habitaba en lo que ahora es el sur de Rumanía.

La expansión de Roma por Tracia, provocó el descontento de Espartaco, el cual decidió no ayudar más en las tropas auxiliares. Fue capturado y posteriormente condenado a la esclavitud por deserción, una de las peores condenas para un hombre libre.

Representación de un Lanista

Representación de un Lanista

Espartaco, el gladiador

Fue condenado como esclavo, dada su fuerza física, a trabajar en las canteras de yeso. Pero el destino le tenía reservado otro propósito. Léntulo Batiato, un lanista que acaudillaba gladiadores para exhibir al pueblo de Capua, le compró para ver si tenía aptitudes como luchador de la arena.

Equipamiento de un gladiador myrmillo

Equipamiento de un gladiador myrmillo

Pronto demostró su grandeza en los combates, pero a pesar de las victorias que parecían solo divertir a los romanos y no a los esclavos, no perdió las ganas de anhelar su libertad.

Si quieres puedes leer gratis el Especial Legiones de Roma (50 páginas!) descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

Así fue como, en el año 73 a.C., Espartaco, junto a varias decenas de gladiadores, abandonaron el ludus donde eran entrenados para la arena. Entre aquellos luchadores se encontraban los galos Enomao y Crixo y el celta Gannicus.

Espartaco: la huída del lanista de Capua

Espartaco: la huída del lanista de Capua

Las derrotas de Glabro y Varinio

Los gladiadores que escaparon junto a Espartaco se refugiaron en el Monte Vesubio. Desde allí comenzaron a reclutar a otros esclavos y a saquear viviendas y carros de suministros. Espartaco no solo se conformaba con la libertad, sino por la lucha de todos aquellos que no merecían el yugo de la esclavitud. Por eso no huyó en un principio, y luchó por la esperanza de liberarse de la opresión.

Los primeros movimientos de Espartaco

Los primeros movimientos de Espartaco

Claudio Glabro fue el enviado para combatir a Espartaco, con el fin de aplastar la rebelión. Ordenó cortar sus abastecimientos, acampando a los pies del Vesubio. Pero Glabro descuidó su campamento, pues estaba demasiado pendiente en cercar a los rebeldes. Una noche, los romanos fueron atacados por sorpresa y fueron derrotados.

Espartaco: derrota romana

Espartaco: derrota romana

Glabro huyó por poco junto a unos pocos de sus soldados. Los hombres de Espartaco se equiparon con las armas romanas de los caídos. Aquella derrota supuso la alarma en Roma y la obtención de adeptos a las filas rebeldes. La suerte tampoco se puso del lado del pretor Varinio, que también perdió combates contra las tropas de Espartaco.

Espartaco combatiendo junto a los esclavos

Espartaco combatiendo junto a los esclavos

El líder rebelde consiguió finalmente reunir un ejército de setenta mil esclavos, con los que arrasó Campania y pasó a cuchillo a todos los romanos que se encontraron por el camino.

El camino hacia la libertad

Fue entonces cuando, en el año 72 a.C.,  los cónsules Gneo Cornelio Léntulo y Lucio Gelio Publícola fueron enviados por el senado romano junto a veinte mil hombres del ejército profesional para poner fin a la rebelión. Pero las tropas esclavas de galos y germanos dirigidas por Crixo no se rindieron. Querían llegar a la mismísima ciudad de Roma y no tomar la decisión de huir al norte junto a los esclavos que sí querían hacerlo con Espartaco. Pero a pesar de su valentía, los esclavos acabaron derrotados cerca del Monte Gargano por las legiones de Publícola.

La destrucción de Crixo

La destrucción de Crixo

El propio Crixo yació en combate. Léntulo había decidido perseguir a Espartaco en su huida, de manera que Publícol les cortaba la retirada. La decisión de Espartaco fue atacar a ambos cónsules por separado, para evitar que ambas fuerzas les atacasen desde los dos frentes. Espartaco venció y continuó su marcha hacia el norte. Durante el trayecto venció a los diez mil legionarios de Craso Longino en las afueras de Mutina.

El camino hacia la libertad estaba a poco tiempo de cumplirse, pero una decisión de última hora provocó un giro inesperado. Espartaco, probablemente extasiado por las victorias, decidió prestar atención a las súplicas de sus hombres de ir hacia Roma.

Marco Licinio Craso

El senado romano, atemorizado, otorgó la voluntad de acción a Marco Licinio Craso, que contaría con diez legiones para enfrentarse al contingente rebelde. El primer contacto con Espartaco se produjo en la región del Piceno, donde sus hombres fueron derrotados y abandonaron la batalla. Pero Craso era un hombre férreo, y decidió aplicarles el castigo de la decimatio(ver post relacionado imprecindible sobre la Decimatio) con el fin de disciplinar a los cobardes.

Espartaco: los últimos movimientos

Espartaco: los últimos movimientos

Craso pagó a los piratas cilicios, en ese momento aliados del líder rebelde, con el fin de evitar que llegasen esclavos sicilianos a apoyar a Espartaco. También ordenó construir un foso junto a una empalizada para sitiar a los esclavos, que estaban asentados cerca del estrecho de Mesina. Pero su estrategia no salió como quiso y los hombres de Espartaco consiguieron eludir el paso para ir hacia Lucania.

La muerte de espartaco

La muerte de espartaco

El fin de la rebelión

Roma contaba ahora con las legiones veteranas de Pompeyo, debido a que la guerra en Hispania había terminado. Y también coincidió con la llegada de las tropas del procónsul de Macedonia a través del mediterráneo.

Además, unos treinta mil hombres decidieron seguir a Gannicus para enfrentarse al poder romano, una decisión que les debilitó, porque fragmentó la unidad rebelde y sufrieron la derrota cerca del Monte Soprano.

La crucifixión de los esclavos de Espartaco

La crucifixión de los esclavos de Espartaco

Finalmente, en el río Silaro, se puso fin a la III Guerra Servil (71 a.C). La superioridad numérica y estratégica de las legiones aniquilaron a los rebeldes. El propio Espartaco murió en combate. Los que no consiguieron escapar fueron crucificados, con el fin de demostrar a los esclavos el precio por desafiar a Roma.

Autor: Augusto Alejandro Peña Díaz para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

Si quieres puedes leer gratis el Especial Legiones de Roma (50 páginas!) descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Espartaco

Comentarios