La esclavitud en las Galeras Españolas del siglo XVIII

¡Valora este artículo!
[Total: 119 Media: 3]

La esclavitud en las Galeras Españolas del siglo XVIII estaba compuesta de la denominada chusma, formada básicamente por dos grandes grupos: los esclavos y los forzados, a los cuales se añadían los llamados “buenas boyas”, prácticamente inexistentes desde comienzos del siglo XVII. La distribución del trabajo en galeras no distinguió entre esclavos y forzados. Ambos grupos se distribuyeron al remo en función de su fuerza física y no por su status. Remaron codo con codo, sin distinciones en la alimentación, vestido o cuidado sanitario. Su instrumento de trabajo fue un remo compartido por varios remeros.

La proporción entre forzados y esclavos debió aproximarse a lo contenido en el informe que sobre necesidades de chusma elaboró el intendente de Cartagena en 1740, y que daba unos valores aproximados de la esclavitud en las Galeras Españolas del siglo XVIII de entorno al 63,5 % de forzados y 36,5 % de esclavos.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

La esclavitud en las galeras españolas

La esclavitud en las galeras españolas

La esclavitud en las Galeras Españolas: el aprovisionamiento de esclavos

Los esclavos eran propiedad real y debían servir de por vida en galeras. Su función principal consistió en realizar la boga, aunque también fue habitual que los que se consideraran de “confianza” y menor riesgo de fuga, se les encomendaran otro tipo de servicios, tales como la de músicos, servidumbre personal, limpieza, aprovisionamiento de leña, agua, víveres, etc… Entre los esclavos del rey y los forzados, se situaron aquellos que eran propiedad de particulares y que fueron condenados a galeras por un tiempo limitado, a cuyo término no podían ser puestos en libertad por tener que reintegrarse a sus propietarios, si es que los reclamaban.

En cuanto a los diversos medios empleados para nutrirse de esclavos, el más corriente procedió de la captura en combate, causa por la que fueron llamados “moros de presa”. Y, cuando escaseaban, el sistema de aprovisionamiento de esclavos se completaba por medio de la compra. Ya, en menor medida, por cesión temporal de esclavos particulares, cuyos dueños, en castigo de su rebeldía los ponían en galeras. Otras veces, la donación del esclavo se hacía por motivos económicos, por desentenderse el dueño de los gastos que ocasionaba.

La esclavitud en las galeras españolas

La esclavitud en las galeras españolas. Combate de galeras

La esclavitud en las Galeras Españolas: la redención de esclavos

La operación más usual para intercambiar esclavos por cautivos cristianos partió de la iniciativa de familiares o apoderados de cristianos esclavizados. Éstos, solicitaban al rey la debida autorización, la que concedida, pasaban a las galeras a entregar un esclavo y recoger el que los poseedores del cautivo cristiano solicitaban para el canje. Entregado a los intermediarios, éstos firmaban un recibí y abonaban la fianza habitual para garantizar la operación y responder a la posible pérdida del esclavo.

Realizadas estas formalidades, se entregaba el esclavo a los religiosos de las órdenes de San Francisco, Trinitarios o de la Merced de Cartagena para efectuar el cambio en Argel, tras lo cual, el cristiano liberado debía pasar a su lugar de origen y dar fe ante escribano de haberse realizado el canje y que de que se trataba del mismo cautivo que motivó la operación.

La esclavitud en las galeras españolas

La esclavitud en las galeras españolas, Chusma y oficiales en tierra

Otra modalidad de canje podía producirse a instancias del propio esclavo, en su mayor parte por haberse convertido al cristianismo. De esta forma, podía colocar a otro en su lugar y lograr así su libertad. Sin embargo, desconfiándose de que la conversión no hubiera sido sincera, se le obligaba a residir en zonas interiores de la península para evitar su paso a Berbería o que actuara de espía para los piratas berberiscos.

En cuanto al caso de los esclavos repuestos en lugar de otros, constituyó un fenómeno derivado de las negligencias de los responsables de su custodia, quienes debían reparar la pérdida del esclavo fugado, sustituyendo a su costa el esclavo fugado por otro que hubiera sido examinado y aprobado por el médico de galeras. En caso contrario, debía pagar su importe.

 Aparte de estas modalidades, existieron determinados grupos de esclavos que por sus características particulares merecen ser destacados. En primer lugar hallamos a los arráeces, capitanes berberiscos de barcos corsarios, que por estar considerados como muy peligrosos, no podían ser intercambiados o vendidos, ni se les podía ocupar ni en tierra, ni en ninguna labor distinta a la de la boga al ser liberados. Bajo los mismos términos se hallaban los renegados. Tanto a unos como a los otros, se determinó mantenerlos encadenados permanentemente a sus bancos.

Otro tipo de esclavos especiales fueron los llamados “mercaderes”, individuos procedentes casi exclusivamente del norte de África que, por sus habilidades comerciales y su mayor docilidad, fueron muy estimados por los cómitres, alguaciles y demás oficiales de las galeras, para tomarlos a su servicio y emplearlos en faenas particulares o de asentistas.

Autor: Manuel Martínez Martínez para revistadehistoria.es

¿Eres Historiador y quieres colaborar con revistadehistoria.es? Haz Click Aquí.

Si quieres leer el artículo mas tarde, descárgatelo en PDF y léelo cuando te plazcaDescárgalo Aquí

BIBLIOGRAFÍA

BARRIO GOZALO, Maximiliano.

  • “La esclavitud en el Mediterráneo Occidental: los «esclavos del rey» en España”, en Crítica Storica, 17, 1980, pp. 199-256.
  • “La mano de obra esclava en el arsenal de Cartagena a mediados del setecientos”, en Investigación Histórica, 17, 1997, pp. 79-99.
  • Esclavos y cautivos. Conflicto entre la cristiandad y el Islam en el siglo XVIII, Valladolid, 2006.

MARTÍNEZ MARTÍNEZ, Manuel. Los forzados de Marina en la España del siglo XVIII (1700-1775), Almería: Universidad de Almería, 2011.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Comentarios