El Partenón, templo, iglesia, catedral y mezquita

¡Valora este artículo!
[Total: 37 Media: 3.5]

El Partenón actual de Atenas fue construido entre los años 442 y 432 A.C por iniciativa del gran Pericles, que intentaba devolver el esplendor a su ciudad, arrasada en el año 480 AC por los persas. Erigido para honrar a Atenea Virgen (Parthénos en griego), la obra fue ejecutada por los arquitectos Ictino y Calícrates, con la supervisión del gran escultor Fidias.

El Partenón

A lo largo de los siglos, y acompañando el declive de Atenas, el Partenón fue perdiendo sus riquezas. Así durante el dominio romano perdió muchas estatuas, mientras que un incendio en el siglo III DC acrecentó la destrucción de su patrimonio. Con la llegada del cristianismo y la prohibición de los dioses paganos promovida por el emperador Teodosio (ya en el siglo IV), el edificio fue reconvertido en una iglesia bizantina consagrada a la Virgen María y que ya en el siglo XII, había transformado el exterior (se tapiaron los espacios entre las columnas), y el interior, al construirse un altar con baldaquino además de muchos mosáicos, un ábside y una torre.

En los dos siglos posteriores, la ciudad fue cambiando de dominio (ya era solo un pequeño villorrio totalmente ajeno a su esplendoroso pasado) y hacia 1406 se convirtió en una catedral católica con un campanario. 50 años después los turcos tomaron la ciudad y el sultán Mehmed II estableció una guarnición en la Acrópolis y convirtió el templo en una mezquita, reconvirtiendo el campanario en minarete.

Partenón

La destrucción del Partenón

En 1687 los venecianos asediaron la ciudad y los turcos confiando en la seguridad del famoso monumento lo convirtieron en un polvorín, pero el comandante veneciano, el conde Koenigsmark lo bombardeó con el resultado de que una gigantesca explosión lo redujo a escombros, quedando así durante mucho tiempo expuesto al pillaje de piedras y mármoles. Sin embargo, no fue hasta 1801 cuando el inglés lord Elgin terminó de robar sus relieves, frisos y las estatuas supervivientes, botín que descansa en el Museo Británico.

¿Nos invitas a un café?

Si quieres donar el importe de un café y “Adoptar un Historiador”, incluiremos tu nombre como agradecimiento en calidad de mecenas en un Artículo Histórico, puedes hacerlo Aquí:




También puedes apoyarnos compartiendo este artículo en las redes sociales o dándote de alta en nuestro selecto boletín gratuito:

Déjanos tu Email y te avisaremos cuando haya un nuevo Artículo Histórico

Comentarios